martes, 28 de septiembre de 2010

RECORRIDO LECTOR... INMIGRANTES (poesía)

ACERCA DE LOS ALEMANES



Ana Ésser

“Volvió Ana a bordo a buscar la pañoleta olvidada; al
bajar por la planchada, cayó al agua y desapareció”.
(Relato de Magdalena Seppey de Gay)

Por bajar mirando al cielo
cayóse de la planchada,
con todo su pelo rubio,
con toda su carne blanca.

El Paraná, boca arriba,
tres días que la miraba,
los ojos llenos de peces,
ofreciéndole naranjas.

De un lado estaba el recuerdo;
del otro lado la pampa.
Entre la tierra y el mar
Ana Ésser en el agua.

Canoas llenas de voces
la buscan entre naranjas.
José Ésser en la orilla
grita: -Ana. . . Ana. . . Aanaa. . .

Con todo su pelo rubio
ya se ha dormido la hermana.
Ya va de regreso al mar
con toda su carne blanca.

¿En que camalote duerme
como en su cama esmeralda?
¿Qué camalote la lleva
entre peces y naranjas?

José Ésser en la orilla
grita: -Ana. . . Ana. . . Aanaa. . .

Cada cual volvió con ella
hasta la patria lejana.
Todos volvieron con ella:
No debían encontrarla.

Será un puñado de arena
en algún puerto de Francia.
Será un puñado de arena.
¡No pisar la arena blanda!

En: Monsieur Jaquin. José PEDRONI. 


Despedida         

No soy quien los adioses ha inventado;
me duele la palabra despedida.
Si distancian las vueltas de la vida...
Si separan a quienes se han amado...

nadie se irá del todo, no, ninguno,
ni romperá la ausencia el tiempo hilado
entre los que, sumándose uno a uno,
de alma a corazón se han encontrado.

Prefiero yo -por eso- traducirte
de la lengua alemana que he heredado,
la esencia de su "adiós"...* y -así- decirte:

Hasta el próximo libro, hasta prontito,
hasta el reencuentro, aquí o en cualquier lado...
¡Hasta que vuelva a verte, mi amorcito!


*"¡Auf wiedersehen!", adiós, en alemán. (N. de la A).



En Socorro Diez (Libro pesadillesco). 
Elsa BORNEMANN. 
Bogotá, Editorial Norma, 
1994. (Infantil-Juvenil).



ACERCA DE LOS ESPAÑOLES



Madre Patria


Por los caminos de España
me aguardaban mil vivencias
por los ríos de mi sangre
se desató una tormenta
de ráfagas y de aludes
de urdimbres y confluencias

De pronto me sorprendí
mirando mi estirpe entera
un mosaico bizantino
formado pieza por pieza.

Se me apareció Toledo
separado con sus mil tiendas
tan pronto como Navarra
con su gente de alma austera
y una sardana de quebró
con sus sonidos de siesta.

Un abuelo catalán
el otro de sangre euskera
otros, moros perseguidos
y devueltos a sus tierras
¡Ay mis abuelos dormidos
en otras tumbas de América
pensando un día volver
pero ese día no llega!

¡Ay que profundo dolor
caminar por otras sendas!
uno huyó por ser carlista
el otro por la miseria
y al resto lo fue llevando
de un lado a otro la guerra.

¡Ay dolor tan profundo
llevar el pasado a cuestas
salir a buscar el pan
servido para otras mesas
sólo pudo calmar
el abrazo de una hembra
fértil, mansa, generosa

de nombre se llamó América.



Silvia ISJAQUI SERENO 



En SEFARAires Nº 50, Junio de 2006.





Inicial de oro




Nací, hermanos, en esta dulce tierra argentina,
pero el primer recuerdo nítido de mi infancia
es éste: una mañana de oro y de neblina,
un camino muy blanco y una calesa rancia.

Luego un portal oscuro de caduca arrogancia
y una abuelita toda temblona y pueblerina,
que me deja en la cara una agreste fragancia
y me dice: -¡El mi nieto, que caruca más fina!-


Baldomero FERNÁNDEZ MORENO. En Cantan los pueblos americanos. Selección de Germán Berdiales; ilustraciones de David Cohen. Buenos Aires, Ediciones Peuser, 1957.

¡Cuántas veces, oh padre, habrás venido
de tus graves negocios fatigado,
a fumar un habano perfumado
y a jugar el tresillo consabido!

(En "Viejo Café Tortoni", soneto de 1925, le habla a su padre) 



ACERCA DE LOS ITALIANOS



Citröen




Regresábamos en un Citröen
rojo, desde una laguna de sal,
un pueblo ahora de fantasmas,
a nuestra casa, en la luz. Y él
cantaba, de viva voz, como
nunca cantaba, voglio vivere
cosí, con il sole in fronte, y
mi madre y nosotras también
cantábamos.

María Teresa ANDRUETTO. E
n Kodak. Córdoba, Ediciones Argos, 2001.





Una familia de inmigrantes por la Avenida


A la cabeza el padre, un hombrachote
que lleva un chiquitiño entre sus brazos;
atrás de él dos muchachas, dos gringuitas
de trenzas rubias y de ojos garzos;
detrás la madre cuyo vientre elévase
con la promesa de algún nuevo vástago;
y aún detrás cansadamente marchan
dos chicuelos cogidos de la mano;

Álvaro YUNQUE

2 comentarios:

directorio blogs dijo...

Excelente blog, nos gustaría que dieras de alta tu blog en nuestra guia de blogs http://www.mujerbelleza.es ; Un saludo

Lectulibros dijo...

¡Gracias mujerbelleza por el comentario y la invitación!
De regalo les dejo este fragmento de Carmen Diana Dearden, que dice, en referencia a las mujeres y a los libros:
"¿Hemos de renunciar a las diversiones, a las ternuras y a las frivolidades, a la amistad porque amamos los libros? No, porque en los libros encontraremos todo eso y mucho más y con mayor lucidez. La que lee es alguien que entiende y goza con lo que lee, que puede ver el punto de vista de otro mientras lee; que descubre nuevos mundos al leer... La que lee es alguien que puede usar la lectura tanto para informarse como para reír y llorar; que no cree casi nada de lo que dicen los periódicos, pero sí, todo lo que lee en los cuentos; la que no sabe existir sin leer. Para una lectora, la lectura es un instrumento para la vida."